1 June, 2011

Anonymous tiene competencia: se llama LulzSec, hackearon PBS y ya amenazaron a Sony

Por

Parece que “lo de hoy” en  internet no es tweetear, ni estar en Facebook, sino tomar la justicia en manos propias y convertirse en un vengador. Al menos así lo deja ver la aparición de un nuevo grupo de hackivistas denominado LulzSec, culpables de hackear el sitio de noticias PBS y amenazar a Sony sobre una nueva ola de ataques contra su infraestructura.

El grupo colocó, la semana pasada un mensaje en Pastebin, un sitio para compartir archivos multimedia y contenidos de forma anónima,  en el que anunciaban la existencia del grupo de activistas digitales y criticaban el enfoque periodístico que PBS habia dado a un documental sobre el caso de WikiLeaks, conocido como WikiSecrets.

 

“Hola internet, acabamos de ver el documental WikiSecrets y quedamos menos que impresionados. Por eso tomamos la decisión de lanzar un ataque naval sobre los servidores de PBS”,  mencionó el grupo.

Promesa que llegó rápido a los medios de comunicación, pues sitios como Cet, Naked Security, SC Magazine y diversas agencias de noticias confirmaron  el ciberataque contra la página web de la PBS.

Y la noticia no era difícil de confirmar, pues LulzSec realizó un ataque de defacement contra el sitio www.pbs.org en el que colocaron una noticia falsa que aseguraba que el rapero estadounidense Tupac, asesinado en 1997, seguía vivo en Nueva Zelandia.

De acuerdo con expertos de seguridad, el hackeo fue más que simple suerte pues LulzSec aprovechó una vulnerabilidad de día cero en el software Moveable Type versión 4, que nos es fácil de aprovechar sin no se tiene experiencia en informática.

En otra entrada de Pastebin, el grupo de hackivistas aseguró que habían “dominado totalmente” los servidores de PBS fácilmente, con estilo y, sobre todo, con clase y educación.

“Accedimos a toda su red, pero nosotros no destruimos las cajas o contenido. No colocamos rm’s en ellos. No tomamos control sobre la página principal de pbs.org, aunque podríamos haberlo hecho. ¿Saben por qué no? Porque tenemos clase”, afirmó LulzSec.

Fuera de la mofa inicial generada por la nota falsa de Tupac, el grupo de activistas afirmó que su misión no era la de causar gracia, sino demostrar su apoyo por Bradley Manning, sargento de la milicia estadounidense responsable de extraer más de 250,000 cables confidenciales del Departamento de Estado y entregarlos a Julian Assange.

A pesar de la afinidad hacia Manning y WikiLeaks, el nuevo grupo de activistas digitales  reconocieron que no tienen nada que ver con el ya conocido Anonymous.

No te hagas Sony, que tú sigues en la lista

LulzSec no ha dejado los medios, pues a través de su cuenta en Twitter mantienen informados a todos sus seguidores sobre los siguientes blancos de ataque o sobre la ejecución del ataque contra PBS.

Los tweets han llamado al atención porque en varios de ellos amenaza directamente a la compañía de electrónicos de consumo Sony, firma que sufrió la mayor brecha de seguridad de su historia hace casi un mes.

A finales de mayo LulzSec escribió en la red social de microblogging: “Oigan muchachos de @Sony, si se saben que estamos recolectando varios de sus componentes internos en este mismo momento, ¿al menos se han dado cuenta? Somos lentos y precisos”.

Aun así, la red de activistas no se adjudicó los ataques contra los servicios de PlayStation Network (PSN), Sony Online y Qriocity, los cuales comprometieron más de 100 millones de cuentas de usuarios. Sin embargo, por el mismo contenido de sus tweets parece que el blanco del grupo estará relacionado a  la infraestructura de Sony Music.

“Oye torpe, sí sabes que Sony no hace solo videojuegos ¿verdad? Nosotros vamos contra un área llamada ‘música’, ¿haz oído hablar de ella? Si no búscala en Google”, respondió el grupo a un usuario que los criticaba en Twitter.

Al momento Sony no ha dado declaración alguna sobre estas amenazas, como tampoco lo hicieron cuando Anonymous afirmó que atacaría los servidores de PSN en apoyo al hacker GeoHotz, por la demanda que la compañia había interpuesto en su contra.