29 May, 2012

El 50% de las compañías sufren robos de información; 29% a manos de empleados

Por

El Informe Global sobre Fraude de Kroll 2011 reveló la mitad de las compañías son vulnerables al robo de datos corporativos, donde los ejecutivos de alto nivel de la misma empresa son autores del 29% de estas pérdidas, por 8% de los ejecutivos menores.

Tanto las empresas financieras como las de tecnología, medios y telecomunicaciones son las que tienen mayor incidencia de robo de información (29% cada una), seguidas por las compañías de salud, farmacéuticas y de biotecnología (26%) y posteriormente las de servicios profesionales.

“El robo de información sensible y secretos corporativos es uno de los delitos con mayor incidencia en las empresas no sólo a nivel mundial, sino también en México. Muchas veces, el robo de secretos industriales se trata de empleados que se llevan la información que generaron o con la cual trabajaron en la compañía al momento de cambiarse de trabajo, o al tener algún problema con su jefe inmediato”, dijo Andrés Velázquez, presidente y fundador de MaTTica.

Velázquez exhorta a las empresas a tener cuidado con los empleados que se quedan después de sus horas o que de manera muy cotidiana trabajan fines de semana. Asimismo, aconseja estar al pendiente de trabajadores que se oculten para realizar llamadas telefónicas o que deseen tener conocimiento de proyectos confidenciales.

Según el estudio de McAfee y Science Applications International Corporation, 25% de las compañías han tenido problemas de fusión, adquisición o implementación de algún producto o solución por culpa de alguna filtración de información.

“En muchos casos, las computadoras y los teléfonos celulares son los medios que se usan para cometer los fraudes. Hemos tenido casos en los cuales se han coordinado reuniones de entrega de información a través de mensajes de texto, o en los que usan correos corporativos o personales desde la computadora de la empresa”, agregó Velázquez.

De acuerdo con el ejecutivo, las compañías deben establecer políticas de uso de tecnologías en el ambiente corporativo.

“Creo que es un tema de educación, entender cómo se puede proteger la información dentro de las empresas, así como, qué se puede llegar a investigar en el caso de que el robo suceda”, explicó Andrés Velázquez.