8 March, 2011

Robo de identidad, un problema latente en México

Por

Un estudio a cargo de la firma de soluciones de seguridad financiera CCP reveló que los mexicanos no cuentan con las medidas de protección adecuadas para resguardar sus datos personales.

La firma señaló que los mexicanos se convierten en blancos perfectos para el robo de identidad debido a los hábitos que mantienen al gestionar su situación financiera.

Entre los hábitos citados por el estudio destaca no revisar los estados de cuenta, publicar información personal en redes sociales y descuidar la tarjeta de crédito al realizar un pago, entre otros.

Las cifras evidencian que 43% de los cuentahabientes mexicanos nunca revisa sus estados de cuenta, lo que le impide percatarse sobre la existencia de cobros o cargos irregulares a su tarjeta de crédito.

La firma indica que este comportamiento además de propiciar cargos irregulares, evita que el usuario detecte un posible robo de identidad.

De acuerdo con los resultados presentados por CCP, el comportamiento que mantienen los mexicanos en internet, especialmente en redes sociales, es otro factor que pone en riesgo su estabilidad financiera.

Las cifras indican que 23% de la población mexicana hace públicos sus datos personales dentro de las redes sociales. Cifra elevada con respecto al nivel de desconfianza que impera en el país, denuncia la firma.

Sobre dicho punto, también destaca el envío de información confidencial a través de la red. El estudio indica que 16% de los mexicanos utiliza su correo electrónico para enviar datos sensibles.

En caso de que dicho correo sea interceptado la información contenida estaría expuesta y sin protección alguna, alerta el estudio.

Sobre la endeble protección que recibe la información, el estudio destaca los datos que son proporcionados por los mexicanos al realizar una llamada telefónica.

Los resultados subrayan que 11% de la población proporciona información confidencial vía telefónica, incluso tratándose de extraños.

Esta cifra es alarmante debido a que los delincuentes suelen utilizar las llamadas telefónicas como un método para el robo de identidad. Los delincuentes argumentan ser los encargados de actualizar la base de datos de las instituciones bancarias, subrayan.

La última brecha citada por el estudio es el descuido de la tarjeta por parte del propietario al momento de pagar. De acuerdo con los resultados, 27% de los tarjetahabientes descuida el plástico al realizar un pago, momento que puede ser utilizado para obtener los datos del usuario, alerta la firma.

La información robada puede ser utilizada por los delincuentes para abrir cuentas bancarias, solicitar préstamos y financiar vehículos, además de comprar bienes y servicios o incluso establecer contratos como la renta de una vivienda, todo esto bajo la identidad de otra persona, asegura la firma

Cifras oficiales revelan que tan sólo en 2009 la cantidad de personas que sufrieron robo de identidad en México ascendió a 330,000.

CCP concluye indicando que con la finalidad de reducir los índices de fraudes financieros en el país es necesario que los usuarios adquieran mejores hábitos bancarios.

Entre las recomendaciones hechas por CCP se encuentra tirar la información bancaria a la basura sólo si ésta ha sido destruida previamente, no revelar datos personales a través de llamadas telefónicas y no perder de vista la tarjeta al pagar, entre otros.

Tanto el cibercrimen, como el robo de información son temas que tiene un mayor impacto en países desarrollados, esto se debe a que gran parte de las transacciones se realizan en línea.

Un reporte de McAfee, señaló que el cibercrimen es una industria que le cuesta, tan sólo a Estados Unidos más de $560 millones de dólares al año en reportes o reclamos de robo de información, de identidad o fraude por internet, y es un sector que  se cree genera más de $1 billón (trillion) de dólares alrededor del planeta.

Por otra parte, el reporte  “Reporte del Crimen en Internet 2010” indicó que el robo de identidad fue el tercer delito cibernético  más reportado del 2010 en Estados Unidos, ocupando 10% de las más de 300,000 quejas que se realizaron en el país del norte a lo largo del año.