9 August, 2012

Nuevo virus afecta a Medio Oriente

Por

LONDRES — Un nuevo virus circula en el Medio Oriente y está relacionado con algunas de las armas cibernéticas más modernas descubiertas a la fecha, dijo el jueves una firma de seguridad informática con sede en Moscú.

Si se confirma alguna vinculación, el hallazgo ampliaría el arsenal electrónico que supuestamente han desplegado Estados Unidos e Israel contra sus rivales en la región.

Kaspersky Lab  dijo en un comunicado que el nuevo virus, denominado “Gauss”, está diseñado para robar información financiera de clientes en diversos bancos del Líbano.

La empresa señaló que debido a las similitudes del código, estructura y funcionamiento del virus, puede afirmar “con alto grado de certeza” que Gauss está relacionado con “Flame” y “Stuxnet”. Flame es un programa espía moderno que en abril interrumpió el servicio de internet en la industria petrolera de Irán. Stuxnet es un gusano que desvasta infraestructura y cuyo descubrimiento revolucionó el campo de la ciberseguridad.

La empresa dijo en el comunicado que todavía se desconoce bastante de las capacidades del virus, incluido su propósito final.

Kaspersky señaló que en julio fueron apagados los servidores de mando y control del virus, debido a lo cual se puede afirmar que de momento “este programa malicioso se encuentra dormido”.

Flame es tan poderoso que a finales de abril las autoridades iraníes desconectaron brevemente la industria petrolera del país, que incluyó al Ministerio del Petróleo, plataformas y la terminal petrolera estratégica de isla Khark en un intento de contener el robo de información que hacía Flame.

Por su parte Flame está vinculado con Stuxnet, un programa ambicioso dirigido a sabotear las instalaciones nucleares iraníes que enriquecen uranio.

El descubrimiento de Stuxnet en 2010 fue de interés particular para los profesionales de la seguridad cibernética porque interfiere en el funcionamiento de centrifugadoras de fabricación alemana, el ejemplo más notable a la fecha de los estragos causados por un virus en una instalación industrial.

En artículos difundidos recientemente en The New York Times y The Washington Post se ha vinculado a Flame y Stuxnet con un programa secreto estadounidense-israelí dirigido a desestabilizar el programa de energía atómica de Irán.

AP