8 April, 2011

Pandora no sólo comparte música, también información de sus usuarios

Por

Pandora, la aplicación de radio en línea para dispositivos móviles se encuentra bajo investigación federal por compartir información confidencial de sus usuarios con agencias de mercadotecnia digital.

Un reporte a cargo del diario The Wall Street Journal reveló que  Pandora y un centenar de aplicaciones más, disponibles en la tienda en línea de Android son investigadas por autoridades federales estadounidenses, bajo la sospecha de mal uso de la información.

El diario explicó que dichas aplicaciones son señaladas por compartir la ubicación geográfica, fechas de nacimiento y sexo del usuario, así como el ID y códigos de identificación de su dispositivo móvil. De acuerdo a las estadísticas del Android Market la app ya se ha descargado más de 10 millones de veces.

Tras los señalamientos, Pandora se defendió al indicar que la persecución en su contra era un error y argumentó que la información de sus usuarios era resguardada bajo las más estrictas políticas de seguridad.

Sin embargo, una investigación a cargo de la firma de seguridad Veracode reveló que las acusaciones contra Pandora eran acertadas, asegurando que la aplicación comparte la información de sus usuarios con al menos cinco agencias de mercadotecnia digital.

La firma denuncia que Pandora permite a las agencias rastrear la historia de sus usuarios en línea, lo cual es aprovechado para la creación de campañas de mercadotecnia personalizadas de acuerdo a las  necesidades de cada internauta.

Pandora no ha tomado aún una postura oficial al respecto.

Estos señalamientos no sólo han repercutido contra la aplicación, también  han afectado una vez más la imagen de Android, el sistema operativo de Google.

Pese a que Pandora se encuentra disponible para la mayoría de las plataformas móviles, Blackberry, iPhone, Palm Pre y Windows Mobile, sólo la versión de Android es señalada por compartir información.

Esta no es la primera vez que la política abierta de Google afecta la imagen de su tienda de aplicaciones. A diferencia de Apple o Research in Motion, la compañía con base en Mountain View permite que los desarrolladores suban a la tienda en línea las aplicaciones que deseen, sin que estas superen previamente un control de calidad.