10 April, 2012

Twitter demanda a empresas que ofrecen herramientas de bots y spammers

Por

En su afán para acabar con los mensajes no deseados que se postean en la red social, Twitter presentó una demanda federal ante una corte de San Francisco contra cinco acusados de proveer herramientas diseñadas para distribuir este tipo de mensajes spam, a través del microblog.

Entre los acusados se encuentran empresas y particulares tales como TweetAttacks, TweetAdder y TweetBuddy, así como Santiago Lucero de justinlover.info y Garland Harris de troption.com.

Los delitos que se les imputan a los demandados según Paul Ducklin, jefe de tecnología de Asia-Pacífico de Sophos, son:

  • Distribuir herramientas de software diseñado para facilitar el abuso de la plataforma de Twitter y comercializar para engañar a los consumidores, de esta manera se violan los acuerdos de usuario de Twitter.
  • Operar un gran número de cuentas de Twitter automatizadas a través de las cuales tratan de engañar a los usuarios de Twitter a hacer clic en enlaces a sitios web ilegítimos, otra violación del acuerdo de usuario del microblog.

“Con esta demanda, vamos directamente a la fuente. Al cerrar estas herramientas proveedoras, vamos a evitar que otros spammers puedan tener estos servicios a su disposición. Además, esperamos que la demanda actúe como elemento de disuasión para otros spammers, lo que demuestra la fuerza de nuestro compromiso de mantenerlos fuera de Twitter”, explicó la gente de Twitter en el blog oficial.

Twitter también utilizó el blog para reiterar que su equipo de ingenieros se encuentra trabajando en soluciones técnicas para combatir el spam.

“Mientras que nuestros ingenieros continúan luchando contra los spammers con bases sólidas y esfuerzos técnicos, hoy estamos agregando una nueva arma en nuestro arsenal: la ley”, agregó la gente de Twitter.

Twitter manifiesta tener 140 millones de tuiteros activos y así como han crecido los usuarios, lo han hecho los bots y el spam, un problema que causa temor en la red social pues podría afectar la conversación en línea y molestar a usuarios de buena fe.