30 May, 2012

Señalan a Israel como posible creador de Flame

Por

Jerusalén.- Irán y otros países en Medio Oriente fueron atacados con un virus informático que espía lo que hace el usuario con su computadora y obtiene información de teléfonos celulares que estén cerca, dijeron el martes expertos en ciberseguridad.

La sospecha cayó de inmediato en Israel, famoso por su innovación tecnológica y su incansable campaña contra el programa nuclear iraní. Comentarios del viceprimer ministro israelí alimentaron estas especulaciones.

“Quien vea la amenaza iraní como una amenaza significativa es probable que tome varios pasos, incluyendo estos, para socavarlo”, dijo Moshe Yaalon a la radio del ejército.

Añadió que “Israel ha sido bendecido con tecnología de punta, y contamos con herramientas que abren todo tipo de oportunidades para nosotros”.

El proveedor ruso de seguridad digital Kaspersky Lab ZAO informó que el virus “Flame” no tiene precedentes en tamaño y complejidad.

“Puede ser utilizado para espiar todo lo que el usuario esté haciendo”, indicó el investigador Roel Schouwenberg.

Al parecer las computadoras en Irán fueron particularmente afectadas y la conclusión de Kaspersky es que el virus fue diseñado a instancias de un gobierno, alimentando la especulación de que pudo ser parte de una campaña de sabotaje electrónico respaldada por Israel contra su archienemigo.

Teherán no ha dicho si perdió datos con Flame, pero una unidad del Ministerio de Comunicaciones y Tecnología de la Información indicó que produjo un antivirus capaz de identificar y eliminar el software malicioso.

El virus puede activar los sistemas de audio de una computadora para escuchar llamadas hechas por Skype o una plática de oficina. También puede tomar imágenes de pantallas, tecleos y robar datos de teléfonos celulares con conectividad Bluetooth.

Alan Woodward, profesor de informática en la Universidad de Surrey en Inglaterra, se sorprendió por la capacidad de Flame de convertir a una computadora infectada en una “aspiradora industrial” para copiar datos de dispositivos vulnerables.

Las instalaciones nucleares e industriales de Teherán han sufrido ciberataques periódicos que se remontan a 2010, cuando el virus Stuxnet interrumpió los controles de algunas centrifugadoras nucleares.

AP